Inmovilización

Por qué realizar una inmovilización tras una lesión

¿Por qué se inmoviliza tras una lesión?

Inmovilizar una determinada articulación o área corporal tras producirse una lesión ha  formado parte de los tratamientos médicos a lo largo de la historia de la humanidad. Tanto es así, que durante cientos de años se ha defendido la inmovilización precoz como medio de protección frente a lesiones secundarias que puedan originarse durante la manipulación o el movimiento en el traslado del accidentado.

Si analizamos los contextos históricos en los que se han encontrado restos arqueológicos relacionados con utensilios que se han podido utilizar como medio de inmovilización (ej. vendas, entablillados…), podemos destacar cuatro puntos clave en el uso de la inmovilización como tratamiento:

Primer motivo de la inmovilización

Falta de sensibilidad y fiabilidad del diagnóstico prehospitalario

Segundo motivo de la inmovilización

Dificultad en el acceso a la atención hospitalaria

Tercer motivo de la inmovilización

Necesidad del manejo rápido de las lesiones agudas

Cuarto motivo de la inmovilización

Necesidad de proteger al paciente y la posible zona lesionada

¿Cuándo es necesario inmovilizar tras una lesión?

Existen tres situaciones en las que claramente se va a necesitar recurrir a la inmovilización como parte del tratamiento. La primera de ellas es tras una lesión aguda, sobre todo durante el manejo pre-hospitalario, con el objetivo de reducir un posible agravamiento de la lesión y poder llevar a cabo las pruebas necesarias para obtener el diagnóstico. Una vez se obtiene el diagnóstico, se debería de revisar si con el mantenimiento de la inmovilización se obtienen más beneficios que con su retirada, así como con  los riesgos de su mantenimiento. Los efectos de la inmovilización prolongada se analizarán más tarde. 

Por otro lado, la segunda y tercera situación hacen referencia al mantenimiento de la inmovilización tras el diagnóstico. Estas situaciones serían en niños y personas con alguna discapacidad intelectual. Ambas poblaciones pueden no ser conscientes de su estado de fragilidad tras la lesión y actuar de manera irresponsable, pudiendo sufrir un agravamiento de su estado de salud. Es por ello por lo que la inmovilización podría usarse como medio de restricción de la participación en actividades de forma temporal. 

¿Qué ocurre si se mantiene la inmovilización?

Si tras sufrir una lesión y recibir el tratamiento médico se persiste en el mantenimiento de la inmovilización, todos los profesionales debemos de conocer qué alteraciones se producen en el estado de salud y rendimiento de nuestro paciente.  En 1980, se publicó el primer libro hasta la fecha centrado en el impacto negativo que supone la inmovilización sobre los diferentes sistemas corporales (ej. nervioso, muscular, endocrino…).

Tales son las alteraciones que provoca la inmovilización sobre el estado de salud de las personas, que se ha utilizado como medio para conocer los efectos de los ambientes con «micro-gravedad». Los astronautas y sus viajes espaciales son uno de los mayores ejemplos de los efectos graves en la salud debido a la microgravedad. 

Para poder estudiar dichos cambios, las agencias espaciales han utilizado la inmovilización en cama como medio de simulación de dichos ambientes, con el objetivo de desarrollar estrategias de recuperación en periodos de inmovilizaciónAdemás, como en todo tratamiento, siempre hay riesgos relacionados. En el caso de la inmovilización prolongada son cuatro los riesgos más graves relacionados.

Post sobre inmovilización

¿Quieres destacar como fisioterapeuta y readaptador? ¡Aprovecha, hazte premium!

Desarrolla tus habilidades y conocimientos como fisioterapeuta y/o readaptador gracias a nuestros contenidos exclusivos. Sólo tendrás que invertir 2 horas al mes. ¡Continua tu formación de la manera más económica!

Suscríbete por 29,99€ al mes

¿Alguna duda?

6 + 2 =